Culturas de la creatividad para un mundo complejo

Innovación y creatividad: esas son las claves que Guzmán López nos ayudará a desentrañar en este capítulo del podcast El Futuro del Trabajo, donde también ahondaremos en la importancia de la cultura empresarial y en cómo podemos definirla y adaptarla para sacarle el máximo provecho. Asimismo, hablaremos sobre los cambios que se han observado en el entorno laboral en los últimos años, especialmente a raíz de la pandemia y la actual situación de incertidumbre, acompañando el debate con ejemplos del día a día.

¿Qué cultura queremos para nuestra empresa? Esa es la pregunta esencial que deberían hacerse las compañías y que a menudo no se plantean. En este capítulo de El Futuro del Trabajo contamos de nuevo con la compañía de Guzmán López, a quien ya entrevistamos hace seis años. Guzmán es consultor en innovación y experto en creatividad, y compartirá con nosotros sus experiencias a lo largo de su carrera profesional para arrojar luz sobre varios aspectos fundamentales de la innovación, la creatividad y la cultura de una empresa.

Empezaremos la entrevista aprovechando la inusual oportunidad que se nos presenta de volver a entrevistar a Guzmán López seis años más tarde. ¿Qué cambios ha observado desde entonces? ¿Cómo ha afectado la pandemia a las empresas? ¿Y la actual guerra? Guzmán nos cuenta que los entornos son cada vez más complicados y que hoy en día las empresas tienen una sensación de miedo por la llegada de una posible crisis financiera, así que están volviendo a implementar recortes. La mentalidad ahora es que «Si no gano más, gasto menos». Nos estamos olvidando de explorar e innovar y nos centramos en explotar lo que ya teníamos para buscar soluciones a corto plazo.

Guzmán, gran defensor de profesionalizar la creatividad en las organizaciones para sacarle el máximo provecho, nos resolverá una duda: ¿qué son exactamente la creatividad y la innovación? Son dos conceptos que van de la mano pero que a menudo confundimos o no tenemos claros. Mientras que la creatividad consiste en crear cosas que tengan un valor distinto (ya sea distinto a la competencia, distinto a lo que hacíamos antes…), la innovación se logra cuando esta nueva creación causa un impacto. Puede ser un impacto en pequeña escala o puede ser una innovación radical y disruptiva, aunque estas son las menos frecuentes.

También aprovechamos que contamos con un experto en la materia para plantearle otra gran pregunta que nos surge: ¿se puede desarrollar la creatividad? Guzmán no se muestra muy convencido, pero asegura que siempre se puede aprender, aunque los resultados dependerán de cada persona, como todo. Al fin y al cabo, todos tenemos facilidad para ciertas cuestiones mientras que otras se nos dan mal. También es importante tener en cuenta la cultura de cada empresa, es decir, su ecosistema. Según el entrevistado, esa es la clave para potenciar la creatividad. Fijémonos en las ciudades: cuando viajamos a otro lugar, sentimos su cultura, su manera de hacer las cosas… Lo mismo ocurre en las empresas: cada compañía refleja su forma de ser y trabajar, y eso influye enormemente en la actitud de los trabajadores.

Tomemos las start-ups como ejemplo. A menudo llega una empresa más grande y compra una start-up para beneficiarse de su cultura de innovación, pero al absorberla toda esa innovación desaparece. ¿Por qué? Porque queda integrada en la cultura de la empresa más grande y su estructura cambia por completo.

Lo que las empresas deberían hacer es plantearse una pregunta esencial: ¿qué cultura queremos? Si el objetivo es fomentar una cultura de innovación, hay que democratizar el concepto. ¿Qué significa eso? Conseguir que todo el mundo pueda participar en el proceso, y eso implica profesionalizarlo. Es decir, hay que analizar a los profesionales de una empresa y ver qué se le da bien a cada uno, y luego establecer un método para hacerlo realidad. No vale simplemente con tener una buena idea, proponerla en un buzón de sugerencias y olvidarse del problema.

La cultura parece que es algo etéreo, pero veremos que realmente son cosas físicas del día a día. Se trata de escuchar a los empleados y adaptarse a la situación actual del mundo. Podemos inspirarnos en tendencias de otras empresas u otros países, pero es esencial que tengamos en cuenta nuestro propio contexto antes de aplicar estos cambios. ¿Para ello es necesario tener un departamento de innovación? Guzmán opina que la clave es el trabajo en tándem, es decir, combinar la fuerza de dentro de la compañía (el conocimiento de la cultura de la empresa) con un elemento externo (una mirada experta descondicionada).

En cualquier caso, el departamento de recursos humanos de una empresa desempeña un papel fundamental en esta cuestión. «Cuando hablamos de cultura, hablamos de formación», afirma Guzmán. Además de formación, también nos referimos a la comunicación, los eventos, los canales…, y todo ello son responsabilidades del departamento de recursos humanos.

Para terminar la entrevista volveremos al gran tema de los últimos años: la pandemia y algunos de los cambios que ha propiciado en el día a día de las empresas. La pandemia nos ha hecho mirar más a corto plazo, y también hay otros condicionantes, como la posible recesión y la guerra, que lo exacerban aún más, pero Guzmán López nos explica que tampoco hay que verlo como algo necesariamente negativo. Con un clima tan revuelto como el actual, es normal que las empresas no miren a largo plazo, pero eso puede llevarnos a hacer las cosas de manera diferente e innovar.

  • Suscríbete
  • Apple Podcasts
  • Google Podcasts
  • Spotify
  • Ivoox